Eventos naturales y desastres ambientales

Durante nuestra historia como país numerosos desastres han acontecido en el territorio. Es casi de conocimiento popular que cada cierto tiempo debemos enfrentar algún tipo de desastres, sea terremoto, erupción volcánica, incendio, u otras. Sin embargo, y pese a la cotidianidad de estos desastres en la vida de muchas personas, aún existe un desconocimiento generalizado sobre estos fenómenos, principalmente sobre las causas y sus impactos.

Las características geográficas de Chile, conjugadas con aspectos demográficos, sociales, políticos y económicos, hacen que gran parte de su territorio esté expuesto a amenazas de desastres de diversa índole (UNESCO, 2013). Estos desastres pueden afectar las condiciones ambientales del territorio, a un número importante de la población y al desarrollo de diversas actividades. Esta realidad, requiere de una gestión integral de desastres a nivel de Gobierno, pero también que incluya a todos los actores de la sociedad.

El concepto principal para entender los eventos naturales y desastres ambientales es el Riesgo, el cual se  define como la combinación de la probabilidad de que se produzca un evento y sus consecuencias negativas, las cuales pueden variar de una zona geográfica a otra.

Para comprender el riesgo es importante tener en consideración que éste es el resultado de la interacción de tres variables: las amenazas, la vulnerabilidad y las capacidades.

Para dar respuesta oportuna y preventiva, Chile cuenta con iniciativas como el Plan Nacional de Protección Civil (D.S. N°156/2002, Ministerio del Interior), la Plataforma Nacional de Reducción del Riesgo, un Plan Estratégico Nacional para la Gestión de Desastres (2015-2018) y una Política Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.  El objetivo de este marco normativo es poder gestionar de manera preventiva los riesgos de desastres y así dar  protección a las personas, sus bienes y el medio ambiente, en particular mediante el fortalecimiento de las condiciones de seguridad, como factor de mejoramiento de la calidad de vida y del desarrollo sustentable del país.

Estos planes y políticas también permiten cumplir con los compromisos internacionales adquiridos por Chile como signatario del Marco de Acción de Hyogo (MAH), firmado el año 2005 y su sucesor, el Marco de Sendai (2015-2030) para la Reducción de Riesgos.


Más Información